Por el año 2003 un multimillonario ruso llamado Roman Abramovich pretendía convertir un club de fútbol en el mejor equipo del mundo. Para ello adquirió un conjunto inglés, el Chelsea, al cuál poco a poco pretendía llevar a la cima y lograr conseguir su sueño: ser campeón de la UEFA Champions League.