Los meses decisivos de la temporada han llegado. El Real Madrid está, a diferencia de otros años, presente en las tres competiciones. Algo extrañamente bueno para la categoría del club, que este año ha enterrado modernas maldiciones. El nueve veces campeón de Europa, no alcanzaba los cuartos de final de Champions desde hace seis años, y una final de copa desde 2004. Parecen buenos presagios para otra extraña maldición: la de 2004.

Más