La segunda jornada de este Europeo Sub 21 confirmó el buen momento suizo, la calidad española y que, hasta el momento, las decepciones están siendo Inglaterra e Islandia.

La selección española había generado alguna duda respecto a su juego. En el partido contra Inglaterra faltó profundidad, sin utilizar el toque como medio para alcanzar el gol. Pero contra la República checa, la cosa cambió. Luis Milla incluyó a Iker Muniaín en el once iniciar, y la energía del jugador del Athletic, ya casi da sus frutos en el minuto 10, en una jugada con Adrían López que a punto estuvo de ser gol. El delantero asturiano, no falló la siguiente que tuvo. Pase medido de Juan Mata, y Adrían bate por bajo al portero checo. Minuto 26 y el combinado nacional se ponía por delante. Los checos mientras agazapados atrás, sin crear ocasiones de peligro.

Más