De sobra es conocido que no son buenos tiempos para la industria musical, y más si la gran mayoría de los grupos nuevos que asoman la cabeza no aportan nada nuevo. Pero por suerte, The XX están en esa minoría, los que están dotados para hacer algo diferente. Sin duda que esto tiene más mérito aun, si tenemos en cuenta que los integrantes del grupo apenas sobrepasan la veintena de años.

No se puede dudar que estamos ante un grupo que tiene un aura especial, un talento innato para plasmar sus inquietudes en sus trabajos. Porque no se puede decir que The XX (título también del disco) sea un trabajo especialmente alegre, u optimista, pero contiene una gran belleza, con voces susurradas, líneas de guitarra simples a lo Interpol con la justa cantidad de “chorus”, todo esto apoyado por una base rítmica de bajo y samples. Posiblemente este sea uno de los grandes atractivos de esta banda, ya que combina perfectamente el indie con la música ambiental, consiguiendo que el resultado de la ecuación sea unas canciones muy íntimas, para sentarse en el sofá y dejarse llevar Más