Cadel Evans se ha proclamado vencedor de un Tour de Francia disputadísimo en las últimas etapas. A ambos lados del podio se colocaron los hermanos Schleck, que quizá pecaron de poco ambiciosos en los Pirineos, y a veces el exceso de cautela se paga. Andy se hizo con el jersey amarillo en Alpe d’Huez, pero poco le aguantó. La crono del sábado demostró que, al menos mentalmente, el australiano estaba más fuerte que él. Al final segundo en la general para el menor de los hermanos. Frank hizo un tercero muy discreto, como casi toda la carrera que ha hecho durante estas tres semanas. Más