La Segunda División B es una categoría que suele ser injusta y despiadada con los equipos que buscan la gloria durante toda la competición y que por pequeños detalles se quedan a la puerta de ella. Hoy, abandonan esta cruel competición Alcoyano y Guadalajara. Siguen en ella, Lugo y Mirandés, equipos referencias en sus grupos que no se han desenvuelto bien en el  momento más importante.

El Alcoyano dirigido por David Porras y organizado e impulsado por Álvaro García vuelve a Segunda División tras 44 años. No ha sido fácil, el Lugo de Quique Setíen ha sido un equipo que ha propuesto fútbol pero que ha sido impreciso en los metros finales. Lo que ha sucedido esta tarde en el Anxo Carro refunda esta teoría.

Más