El club del futuro

Deja un comentario

Uno de los mediapuntas más elegantes del fútbol europeo ha cambiado de zamarra. Los los últimos tres años Samir Nasri ha vestido el rojo gunner, pero a partir de esta temporada se verá identificado con el sky blue. Su traspaso al Manchester City no ha estado exento de polémica pues, a pesar de que Wenger no quería desprenderse del franco-argelino, su contrato expiraba en junio de 2012 y a partir de diciembre sería libre para negociar con cualquier club. Irse gratis en 2012 o cobrar 25 millones de libras por él ahora. Wenger afirmó que tuvo que realizar la venta “por razones psicológicas y financieras”. Más

Un motivo para soñar

Deja un comentario

El Arsenal disputó ayer un horrible partido frente al Newcastle, un encuentro anodino, soso, banal, que desembocó en 0-0 por la incapacidad de ambos de crear peligro. En ocasiones ni intentaron crearlo. Es tan solo el primer partido de una larga temporada pero, también por lo visto en pretemporada, al equipo de Arsene Wenger le faltan piezas claves en su esquema, entre ellas un jugador que dé a la hinchada un motivo para soñar, una excusa para ilusionarse, un jugador que valga la entrada al estadio, que te sorprenda. Un Cesc, un Nasri por ejemplo. Pero si esos dos se van, ¿quién tiene esa capacidad? Más

¿Qué pasa en Ashburton Grove? Rumores gunners

1 comentario

La actualidad del Arsenal viene marcada por los rumores de traspasos y la remodelación del equipo. Madia docena de jugadores se encuentran en situación de abanadonar el club: Denilson, Bendtner, Clichy, Cesc, Nasri y Almunia, aunque también Arshavin, Diaby o Rosicky pueden tener su futuro lejos del Emirates si llega una buena oferta. En cuanto a las llegadas, un central, un lateral izquierdo, un mediocentro y uno o dos atacantes se antojan necesarios por las ventas que se producirán. Más

Los excesos se pagan

5 comentarios

Leo Messi no tuvo su noche

Messi se humanizó para perdonar hasta en tres ocasiones la vida al conjunto gunner (las dos primeras con 0-0 en el marcador, la tercera con 0-1). Y esos excesos se pagan.

Más