La séptima jornada de la Premier League ha dejado un sabor muy amargo en el paladar de los aficionados gunners. Suman 7 puntos en otras tantos encuentros, números más comunes de un equipo que luche por el descenso que de un candidato a clasificarse para la máxima competición europea. Y, lo que es más preocupante, cuando el conjunto muestra indicios de poder recuperarse, un mazazo, bien en forma de lesión (Wilshere, Vermaelen, Sagna) o en forma de resultado (8-2 frente al Manchester United, 4-3 frente al Blackburn Rovers, 2-1 frente al Tottenham) disipa la leve sonrisa de los rostros de los aficionados y dibuja una mueca de preocupación en su semblante. Más

Anuncios