En muchas ocasiones anteponemos nuestros colores a la hora de establecer un juicio sobre un equipo determinado. La actitud de Real Madrid ayer en Lorca sólo se puede describir con una palabra, magnífica. Los Ronaldo, Alonso o Casillas llevaron la normalidad por un día a una ciudad desolada por el llanto

El resultado, 2-2, fue lo de menos, ayer sólo ganó Lorca. Una ciudad necesitada de alegrías que volvió a sonreír al ver de cerca a gente a la que veneran y respetan. Cuando aquellos jugadores dotados en fama y con la normalidad por excelencia asomaron por La Condomina, una grada impoluta de pasión y respeto , entonó con fervor “Lorca, Lorca”.

Más