La temporada pasada el Guadalajara jugaba por primera vez en su historia un playoff de ascenso a Segunda División. Su rival era un Ontinyent que se sentía favorito y sabedor de que ese era su año, finalmente perdió la plaza en un dramático partido ante el Alcorcón. En Guadalajara la euforia se mezclaba con una cierta precaución al saber que el equipo alcarreño no tenía la experiencia suficiente como para salvar tres rondas de clasificación, era su cuarta temporada en 2ºB. El 2-0 en Valencia y el 1-3 en el Pedro Escartín sentenciaron a un equipo que se sentía satisfecho por la temporada realizada. Volverían a intentarlo.

Más