Puede parecer un tópico, pero hoy en Wembley ha vuelto a ganar el fútbol. El Barcelona volvió a demostrar que combinando y siendo preciso sólo debes esperar el momento para sobreponerte a tu rival. Los goles de Pedro, Messi y Villa le dan al Barcelona su cuarta Copa de Europa, tres en cinco años. Sigue la leyenda blaugrana.

 El Manchester al igual que en la Final de Roma dominó en los primeros compases. Ferguson tenía la lección bien aprendida, la presión en todas las lineas era una obligación para imponerse a un conjunto blaugrana sabedor de que la paciencia es una virtud. Incertidumbre frente a la meta de Valdés que no se tradujo en ninguna ocasión clara.

Más