Ya avisamos hace tiempo del peligro del Lille, y finalmente han llegado los resultados. Un solitario gol de Gervinho en el encuentro aplazado de la Jornada 36 ante el Sochaux ha puesto la sentencia a la Ligue 1, donde el Lille –aún virtual ganador- es el justo vencedor. Tan solo tres días de ganar la Copa con un gol de Ludovic Obraniak en los últimos compases de un partido que parecía destinado a la prórroga ante el PSG, el fantástico equipo que dirige Rudi García tiene el doblete en el bolsillo. Una proeza muy difícil de repetir en el futuro, ya que los grandes artífices de la gesta Gervinho y Hazard tienen pocas posibilidades de seguir. Al primero se le vincula con el Atlético de Madrid, entre otros; mientras que por el segundo han preguntado ya los mejores equipos de Europa.

Más