Thiago y "Rafinha"

Allá por 1994, el mítico Mazinho se proclamaba campeón del mundo con la selección brasileña. En su hogar, dos niños no eran conscientes de lo que estaba sucediendo. Uno se llamaba Thiago, tenía 3 años, y otro se llamaba Rafa, tenía 1.

Más